La escasez de semiconductores puso en jaque al gigante tecnológico Samsung

0
359

La escasez mundial de semiconductores ha dificultado la producción de dispositivos electrónicos a nivel mundial, incluso fabricantes de autos y electrodomésticos han sido perjudicados

Samsung Electronics, uno de los gigantes tecnológicos asegura que en los primeros meses del 2022 se espera un aumento en las ganancias. Pues el último tercio del año del 2021 se cerró con ganancias cercanas a los 13,8 billones de wones (11.500 millones de euros).

Una de las compañías afectadas ha sido Samsung, en donde la producción de teléfonos inteligentes ha sido menor de lo que se pensó para el pasado 2021 debido a la falta de procesadores.

Inversionistas de todo el mundo, están atentos a la fabricación de esta compañía en Xi´an, ubicada en el centro de China; pues la ciudad se cerró desde el 23 de diciembre por un rebrote de coronavirus.

Samsung anunció que las operaciones de la fabrica de Xi´an se ajustarán temporalmente, sin embargo, aun no se tiene fecha para la reanudación de las actividades, y no se conoce si estas nuevas medidas afectaran positiva o negativamente a la producción de microchips.

La escasez mundial de semiconductores ha traído problemas a los fabricantes de dispositivos electrónicos a nivel mundial y no solo los dispositivos electrónicos se han visto afectados, incluso fabricantes de autos o electrodomésticos han suspendido la producción. Apple, otro de los gigantes tecnológicos anunció el retraso de envíos durante este 2022.

Los beneficios totales de la empresa están siendo impulsados por la gran demanda de microchips de memoria para servidores. Se tiene claro que Samsung se ha posicionado por la demanda de productos electrónicos; además de sacar proyecto de la depreciación del won, lo que ha permitido que las exportaciones de Corea del Sur sean atractivas dentro del mercado global.

En noviembre del 2021, Samsung indicó que el sitio elegido para una nueva planta de chips de computadoras portátiles se ubica en el estado de Texas. En este proyecto se invirtieron más de 17 000 millones de dólares. Se espera que esta planta opere en la segunda mitad del 2024; y para el año 2026 se espera triplicar la producción.