¿La pandemia resucitó el PC?

0
269

Por Juan Carlos Arias, director Canal News Ecuador


Ya hace algunos años que se pronosticó un estado de coma para la PC, lo cual fue apoyado por analistas de tecnológica que incluso pusieron fecha a su muerte. Todo esto fue confirmado por el mismo Steve Jobs cuando presentó el iPad. En ese momento parecía un tsunami sin control de dispositivos móviles como tablets y smarphones, que dejarían de lado a los equipos de cómputo personales.

Este hecho se suma a la ola creciente de películas de ciencia ficción en donde subliminalmente nos hacen pensar que el futuro de la PC esta en dispositivos tipo Tablets o wearables como relojes, incluso super chips embebidos en el antebrazo humano que despliega un holograma de escritorio virtual.

Pero la llegada de la pandemia, generó una nueva la realidad a este sector de manufactura de PC´s, haciendo que esté en su mejor momento. Según IDC, las ventas totales alcanzaron en 2020 los 302,9 MM de equipos, un 13,1% más que en 2019, y para 2021 se prevé que habrá un aumento del 18%.

Según muchos expertos, la pandemia fue el factor clave para la resurrección de la PC, el teletrabajo obligado ha traído como parte primordial de la vida diaria que dispositivos móviles portátiles (celulares y tabletas) con los que consumimos contenidos habitualmente, no están pensados para el trabajo que hemos tenido que introducir en el ámbito doméstico.

En cualquier caso, el PC nunca murió, estuvo esperando su nueva oportunidad de resurgir como un dispositivo ideal para el nuevo mundo que detono la pandemia Covid 2020; tan solo lo hicimos de lado al mundo profesional de trabajo, mientras que el casa lo sustituíamos por otros dispositivos con un uso de entretenimiento básicamente unidireccional como entretenimiento (series y películas, música, videojuegos).

Lo mismo pasa con las redes sociales, cuando se trata de interacciones cortas, el dominio está en los smatrtphones y tablets, sin embargo, en el terreno profesional, el uso del PC es muchas veces imprescindible por ejemplo para los creadores de contenidos e influencers, además de community manager y personales relacionado a este campo. La capacidad de computación y realización productiva de trabajo no tiene comparación con otros dispositivos, con los celulares estamos muy limitados en capacidades de entrada (movimientos y toques de dedos en lugar de teclados y ratón) y capacidades de salida (cómo y dónde guardar información, o qué tamaño de visualización tenemos en la pantalla). 

Sí, el teletrabajo seguirá formando parte del día a día, entonces al PC le aguarda una larga y próspera vida, y estoy seguro que las nuevas generaciones de PCs estarán basadas en las posibles futuras tendencias, que parecen seguir dando protagonismo al PC. A corto plazo puede que aumenten las tendencias de equipos híbridos (PC-Tablets), con más potencia, como ya lo está haciendo la Surface de Microsoft en EEUU (lamentablemente no están autorizadas para venta en Latinoamerica, y que cumplan con funciones de entretenimiento y productividad. 

A mediano plazo, podríamos esperar cambios en la interfaz de comunicación con el PC con la llegada el “año de la realidad virtual”, es decir el PC recibirá nuevas órdenes gracias a la evolución de las interfaces de IA como Cortana de Microsoft, Siri de Apple y Bixby de Samsung, las cuales podrán usarse en ámbitos profesionales y de entretenimiento. Dependerá del avance de la inteligencia artificial (IA), y cómo esta se aplique al PC.

Mientras tanto, las tendencias actuales siguen motivando al mercado, el desarrollo de nuevos y potentes procesadores como el AMD serie 5000G que integrada una tarjeta gráfica potente, y que permitirá disponer de arquitecturas orientadas a algunos mercados como multimedia y video juegos, aumentando la competencia en algunos segmentos de PC, como ya es el caso de equipos con SO Win vs Mac. Además, de confirmarse lo que se dijo en la presentación de Windows 11, las características mínimas exigidas, será necesaria una renovación de todos los equipos Windows de más de 5 o 6 años.

En cuanto a la vida de las baterías, aunque para el mercado de escritorio es totalmente indiferente y se premian más las prestaciones que la eficiencia energética, en el caso de los portátiles la duración de la batería es uno de los parámetros importantes en la decisión de compra. Las nuevas arquitecturas afrontan precisamente este aspecto haciendo procesadores más eficientes energéticamente, aumentando la potencia y disminuyendo el consumo de batería. 

Donde si no se esperan grandes cambios es en las dimensiones de los celulares o smartphones, hemos llegado a extremos que hacen difíciles los cambios, básicamente porque la tendencia se ha invertido. Solo hace falta recordar los tamaños mini de algunos teléfonos móviles de hace años como los Nokia y el aumento progresivo de los móviles actuales, que parecen más tabletas que teléfonos de llamadas. 

Finalmente, otro aspecto básico es la ergonomía, tenemos limitaciones visuales y manuales que solo nos hacen cómodos ciertos tamaños de dispositivos, es decir, sólo en segmentos en los que no se necesite tanta potencia, como la ofimática o el entretenimiento básico, nos podremos encontrar con disminuciones en el tamaño de los PC. La tendencia es ir hacia cajas con todo integrado que irán disminuyendo de tamaño, aunque mantendrán las pantallas y los teclados actuales. Se trata de conceptos como los NUC o las Smart TV Box, que aunque se diseñaron para streaming, en el futuro pueden evolucionar a plataformas de consola de videojuegos con mayor potencia o incluir algunas funcionalidades de PC.