Cómo mantener a los niños protegidos de la ciberdelincuencia mientras juegan

0
680
Foto cortesía de: ESET
ESET comparte las mejores prácticas de cuidado para proteger a niños y niñas mientras juegan

Si bien la mayoría de los jugadores en línea son verdaderos entusiastas que aman los mundos virtuales y la emoción de compartir partidas junto a otros jugadores, es posible que alguien con malas intenciones intente ingresar al grupo. Y para un/a gamer joven, hay mucho que perder.

ESET, desde su iniciativa Digipadres, acerca 7 consejos para mantener a los más pequeños protegidos mientras juegan.

  1. Comprar los juegos: Descargar los últimos títulos de forma gratuita puede ser tentador, pero conlleva un riesgo significativo. Los enlaces directos o torrents de “versiones gratuitas” de juegos populares suelen llevar a archivos infectados. En este sentido, la paciencia es clave. Existen fechas especiales, como Black Friday, en la que probablemente surjan ofertas especiales. Además, existen varias fuentes confiables que hacen más accesibles los juegos recientemente lanzados pero usados.
  2. Actualizar y emparchar: Ya sea que estén jugando en un smartphone, tablet o computadora de alta potencia, los gamers deberían mantener sus dispositivos actualizados en todo momento. Esto aplica al sistema operativo, al cliente del videojuego (como Steam u Origin), a los juegos en sí, además de todos los otros programas, como los buscadores.
  3. Utilizar una solución de seguridad: Los dispositivos de juego deberían estar correctamente protegidos con una solución de seguridad confiable, capaz de detectar y bloquear ataques maliciosos, identificar enlaces maliciosos y eliminar malware que quiera ingresar al sistema en todo momento.
  4. Utilizar contraseñas robustas y 2FA: Aplicar ataques de fuerza bruta sobre las contraseñas es algo en lo que los atacantes se especializan. Por ello, utilizar contraseñas extensas y robustas puede hacer una gran diferencia. Los gestores de contraseña confiables también pueden ayudar a los gamers a protegerse mejor, ya que les permiten generar y almacenar de forma segura todas sus claves secretas en un único sitio.
  5. No hacer trampa: Los Cheats pueden simplificar el juego, pero arruinar también la experiencia para los demás jugadores y exponer al jugador a diversas amenazas.
  6. Evitar ofertas sospechosas: Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Muchos gamers ya se han visto atraídos a trampas que prometían juegos gratuitos o ítems especiales, y luego debieron pagar el precio.
  7. Elegir juegos apropiados para cada edad: Los mayores deberían actuar como guardián a la hora de elegir un espacio de juego seguro para el niño/a. Buscar consejos sobre qué es apropiado para cada edad en foros de expertos y recomendaciones.

“20 años atrás, disfrutar de un videojuego junto a personas ubicadas al otro lado del mundo era solo un sueño. Para los niños y niñas de hoy, esta realidad está a solo unos clics de distancia. Pero cooperar o competir con completos extraños, conlleva sus riesgos. Además de atacantes que buscan dinero, están aquellos que irán demasiado lejos solo para manipular, acosar, molestar y desmotivar a otros de participar del juego.”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Por otro lado, si hay preocupación sobre que el niño/a esté dedicando demasiado tiempo a los juegos, tener en cuenta que la prevención es mejor que la cura. Incluso si el menor no muestra problemas recurrentes, ESET recomienda tener reglas claras establecidas para disfrutar de los videojuegos de forma sana.

En este contexto, bajo el lema #JuegaLivianoCompiteSeguro, ESET anunció su partnership 2021 con LVP (Liga de Videojuegos Profesional), donde acompañará a la mayor competición de League of Legends de Argentina y México.

Digipadres, es una iniciativa impulsada por ESET que busca acompañar padres y docentes en el cuidado de los niños en Internet con el fin de generar conciencia acerca de riesgos y amenazas en el mundo digital. En este espacio se brindan materiales para el proceso de aprendizaje, diálogo y supervisión con el fin de facilitar los conocimientos necesarios para ayudar a lo más pequeños en el uso de las nuevas tecnologías.