La resiliencia como resultado del 2020: el camino de Red Hat en 2021

0
188
Foto cortesía de: Red Hat
Por Paul Cormier, Presidente y CEO, Red Hat

El año 2020 ha llegado a su fin y nadie lo echará de menos. A pesar de todo el caos, la confusión y el cambio que el año pasado trajo aparejados, ayudó a iluminar una faceta crítica de Red Hat, nuestros empleados, partners, clientes y comunidades. Puso de manifiesto nuestra resiliencia. No sólo logramos superarlo como empresa sino que además pudimos ayudar a quienes nos rodean a mantener el timón firme durante el temporal. Eso es motivo de orgullo y, como CEO de Red Hat, estoy agradecido de que como empresa, como pilar de la comunidad open source y como organización internacional, supimos mantenernos tranquilos en todo momento.

Red Hat surgió a partir de la comunidad. La comunidad está en todo aquello que hacemos. Cuando nos enfrentamos a la incertidumbre y observamos la necesidad de otros, es ahí cuando aunamos nuestras fuerzas y demostramos nuestro temple. A lo largo de 2020, los miembros de Red Hat mostraron su increíble fortaleza de ánimo y sensibilidad. Cuando asumí como CEO, comenté que aspiraba a que todos los miembros de Red Hat que fueran parte de la compañía en ese momento lo siguieran siendo luego de un año. Creo que lo cumplimos.

En ese momento, la conversación giraba en torno a cómo encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal cuando los límites se desdibujaban. Si no cuidamos nuestra salud mental y vida personal, no seremos capaces de satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Aun cuando nuestros empleados se convirtieron en maestros y cuidadores, vieron reducido drásticamente el nivel de interacción social y sufrieron al ver como la normalidad se esfumaba, siguieron atendiendo a los clientes y asistiéndolos para que triunfaran. No nos refugiamos a esperar que pasara la tormenta; continuamos avanzando y ofrecimos nuestra ayuda a los demás.

No hay tiempo para bajar el ritmo

En tanto la pandemia del COVID-19 paralizó muchos sectores, el avance de la industria del software fue vertiginoso. Las tecnologías como el cloud computing y la automatización cobraron una relevancia sin precedentes. Hoy ya han dejado de ser una opción y han pasado a ser un imperativo. Como compañía, pusimos nuestra atención en los productos y servicios que necesitan nuestros clientes para apoyar el teletrabajo, ampliar los servicios digitales, escalar para satisfacer la demanda, ser más resilientes y continuar innovando. Esta estrategia es la que nos permitió continuar teniendo un sólido crecimiento durante el año y estoy orgulloso del equipo por mantener el ímpetu.

Luego de los anuncios importantes que hicimos el año pasado, hay un tema que resulta evidente: garantizar que nuestros clientes puedan desarrollar e implementar cualquier aplicación en cualquier lugar. Los clientes quieren libertad de elección y flexibilidad para usar las innovaciones y tecnologías en una plataforma que se adapte al trabajo que tengan entre manos, y nuestra labor es asegurar que puedan lograrlo. Red Hat OpenShift es la plataforma Kubernetes empresarial líder del sector y pone de relieve un futuro en el cual los contenedores y la virtualización, gestionados de manera uniforme en toda la nube híbrida abierta, ayudan a los clientes a mantener las operaciones al mismo tiempo que lanzan nuevos productos y servicios al mercado con rapidez.

Presentamos Red Hat Advanced Cluster Management for Kubernetes, una nueva solución de gestión que ayuda a las organizaciones a ejercer un control más constante de los clústeres de Kubernetes en toda la nube híbrida, desde el bare-metal hasta los principales proveedores de nubes públicas, pasando por todo lo demás.

Una vez que pueden implementar en cualquier lugar, deben poder reunir las distintas cargas de trabajo, y ahí es donde entra en juego OpenShift Virtualization. Al ser un componente integral de Red Hat OpenShift, proporciona a los clientes la capacidad de gestionar cargas de trabajo tradicionales a la par de servicios nativos de la nube, lo cual les permite conservar sus actuales inversiones mientras se preparan para el futuro. Esto ayuda a eliminar los silos tecnológicos que pueden desacelerar la innovación y afectar la experiencia del usuario.

Para aquellos que deseen recibir un nivel de soporte superior, OpenShift Dedicated es un servicio de Red Hat OpenShift sobre AWS, Google Cloud Platform y Microsoft Azure, totalmente gestionado. Seguimos perfeccionando y puliendo las capacidades de esta oferta gestionada que brinda una alternativa a las organizaciones que busquen reducir la complejidad operativa de la gestión de infraestructuras pero continuar recibiendo todos los beneficios del Kubernetes empresarial. Esto permite a los equipos de TI concentrarse en crear y escalar la próxima generación de aplicaciones en lugar de simplemente mantener la infraestructura en funcionamiento.

Uno de los beneficios del open source es nuestra estrecha conexión con la innovación que emerge de las comunidades open source, donde surgen y se incuban las ideas y los conceptos novedosos. Se trata de un vínculo directo con el futuro de la TI que nos permite vislumbrar las tendencias más fácilmente a medida que van apareciendo. Esta conexión es la que nos impulsó a expandir los límites en el cloud computing híbrido abierto y la que sentó las bases para la próxima ola: el edge computing. El edge trae consigo sus propios desafíos para administradores y desarrolladores por igual, así que hemos desarrollado nuevas capacidades para Red Hat Enterprise Linux y Red Hat OpenShift para ayudar a incorporar el edge computing en las implementaciones de nube híbrida.

Todos juntos

Red Hat existe gracias al canal. Sin nuestro ecosistema de partners, Red Hat sería una empresa totalmente distinta. Su éxito es resultado de nuestra independencia y nuestro trabajo con un amplio rango de proveedores de nubes y servicios, incluidos Amazon, Google, IBM y Microsoft. Como dice el refrán: “una acción vale más que mil palabras.” Nuestra neutralidad es algo que no puede cambiar y eso se vio demostrado en algunas de las decisiones que tomamos este año.

Red Hat y Microsoft han estado trabajando durante años para desarrollar en conjunto soluciones de nube híbrida. Ese trabajo produjo, en última instancia, Azure Red Hat OpenShift, el primer servicio OpenShift del sector diseñado, gestionado y soportado en conjunto sobre una nube pública líder. Este año continuamos con el impulso de ser un servicio de Kubernetes empresarial líder en la nube pública con Azure Red Hat OpenShift on OpenShift 4, que aporta el poder de Kubernetes Operators a Azure junto con la flexibilidad de Red Hat Enterprise Linux CoreOS.

Como mencioné antes, el open source tiene que ver con la libertad de elegir y con asistir al cliente dondequiera que se encuentre y con la plataforma de nube que prefiera. Con ese objetivo, continuamos con nuestra labor en la nube pública con Red Hat OpenShift Service on AWS, un servicio de Kubernetes empresarial en AWS con gestión y soporte conjuntos. En la actualidad, Red Hat OpenShift es el Kubernetes que actúa como denominador común en dos de las nubes más grandes del mundo pero, lo que es más importante aún, ahora es más fácil que nuestros clientes utilicen OpenShift donde más les convenga sin tener que sacrificar la flexibilidad operativa o los niveles de servicio.

También observamos cómo se materializa la promesa que planteaba la adquisición de la empresa por parte de IBM a medida que nos ampliamos y trabajamos en conjunto para crear potentes soluciones en todo el mundo. Schlumberger representa uno de estos momentos. Esta iniciativa de colaboración con IBM brindará apoyo a su actividad y los empleados de Schlumberger obtendrán acceso global a su principal entorno de exploración y producción basado en la nube y a sus aplicaciones cognitivas mediante el uso de la tecnología de nube híbrida de IBM incorporada a Red Hat OpenShift.

En el horizonte

Apenas transitamos un mes y ya hemos sentado las pautas para el resto del año. Todos los caminos conducen a la nube híbrida abierta, ya se trate del edge computing, la tecnología severless o Kubernetes. Es por lo que hemos estado trabajando y en lo que sigue puesta nuestra atención. Htace casi una década que venimos conversando de este tema porque no se trata de una nueva tendencia, es un imperativo de la empresa. La nube híbrida es lo que nos permite ayudar a nuestros clientes a solucionar los desafíos dinámicos y a mantener a Red Hat a la vanguardia de la innovación.

Anunciamos nuestra intención de adquirir StackRox, empresa líder e innovadora en seguridad nativa de Kubernetes. Una vez que se concrete la adquisición, estaremos en posición de reforzar la seguridad de las cargas de trabajo nativas de la nube mediante la ampliación y optimización de los controles nativos de Kubernetes ya presentes en OpenShift, y de mover la seguridad a la fase de compilación de contenedores y CI/CD.

Nuestro éxito depende de la perfecta integración entre nuestra estrategia de ventas y servicios y nuestra visión tecnológica, y eso exige contar con el líder adecuado. Arun Oberoi ha dirigido al equipo durante casi una década y ha transformado nuestra estrategia de comercialización ampliando nuestro portfolio de nube híbrida abierta a través de adquisiciones estratégicas y nuevas alianzas. Arun se jubilará este año y Larry Stack asumirá como vicepresidente ejecutivo de Ventas y Servicios Globales. Lo que más valoro de él es que adhiere a la cultura de Red Hat y su atención está siempre puesta en el cliente. A medida que seguimos creciendo tenemos una gran oportunidad por delante y la sólida experiencia de Larry, sumada al pensamiento estratégico que aporta, nos ayudarán a sacarle el máximo provecho.

Que hayamos logrado superar el año 2020 no significa que volvamos a operar como de costumbre. La pandemia continúa afectando al mundo y las organizaciones aún sufren sus efectos. Los desafíos no desaparecerán, pero hemos demostrado que somos resilientes, un rasgo que debemos preservar a lo largo de este año. Si bien 2021 guarda muchas incógnitas, si hay algo cierto es el camino que tenemos por delante.