Ataques de ransomware en 2020 se vinculan con el teletrabajo

0
789
ESET analizó el escenario que dejó el ransomware en 2020 y la influencia del teletrabajo en los ataques dirigidos a empresa y organismos gubernamentales.

ESET advierte que el ransomware fue una de las amenazas más activas durante 2020. La compañía analizó los detalles y explica que esto se debió al incremento del teletrabajo y a que el ransomware evolucionó, haciéndose más efectivo.

Durante 2020, las bandas que operan las distintas familias de ransomware apuntaron a compañías de varias industrias, así como al sector de la salud y a organismos gubernamentales a nivel global, llevando adelante ataques en los que secuestran mediante cifrado los archivos en los equipos comprometidos, con nuevas estrategias para demandar el pago de un rescate.

El robo de información previo al cifrado de los archivos y la posterior extorsión bajo la amenaza de publicar, vender o subastar los datos confidenciales robados fue una metodología que se observó por primera vez a fines de 2019 y que se consolidó en 2020. El objetivo es agregar un plan B a la estrategia de solo cifrar los archivos y demandar el pago de un rescate para devolver el acceso. Con este nuevo método, los criminales aumentan la posibilidad de monetizar los ataques al contar con otro instrumento para presionar a las víctimas y que se decidan a pagar.

Pero “esta técnica requiere que el atacante invierta bastante tiempo, ya que necesita obtener acceso a la red, desplazarse sin ser detectados hasta identificar los datos confidenciales y extraer una copia de información para guardar en su propio entorno”; explicó el especialista de ESET, Tony Anscombe, en el informe Tendencias 2021 en ciberseguridad.

El aumento de los ataques dirigidos de ransomware también tiene una explicación en el modelo de negocio del ransomware as-a-service (RaaS), donde algunos actores desarrollan estos códigos maliciosos y los ofrecen en la dark web para asociarse con afiliados que se encargarán de la distribución del ransomware y luego dividirán las ganancias. Egregor, por ejemplo, es un ransomware que surgió en septiembre de 2020 y que opera bajo este modelo de negocio. Recientemente el FBI publicó un comunicado en el que advierte a compañías de todo el mundo sobre los ataques de este ransomware y su creciente actividad.

La aceleración de la transformación digital provocada por la pandemia obligó a muchas empresas y organizaciones a trabajar desde el hogar. Según una encuesta realizada por ESET en plena pandemia, solo el 24% de los usuarios dijo que la organización para la cual trabaja le brindó las herramientas de seguridad necesarias para trabajar remotamente y el 42% de los participantes aseguró que su empleador no estaba preparada en cuanto a equipamiento y conocimientos de seguridad para hacer frente al teletrabajo.

El uso del protocolo de escritorio remoto (RDP) ha sido uno de los mecanismos más utilizados para lanzar ataques de ransomware aprovechando también el uso de contraseñas débiles. Si bien los distintos grupos de ransomware utilizan diferentes vectores de ataque para distribuir la amenaza, varios reportes coinciden en decir que el RDP ha sido el vector de intrusión más utilizado por ataques de ransomware durante 2020.

Desde ESET mencionan que esto no impide a las organizaciones a operar de manera remota, sino que deberán dedicar tiempo y recursos para capacitar a los usuarios de manera que cuenten con más herramientas y estén mejor preparados para lidiar con las distintas amenazas y riesgos en Internet.

“Pagar el rescate no es la opción recomendada. Por un lado, porque nada asegura que la víctima recuperará los archivos cifrados y tampoco que los criminales no divulgarán los datos robados. Además, de esta manera se está financiando el ciberdelito y colaborando para que continúen los ataques.”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.