Talov: una startup que ve y oye por quienes no pueden hacerlo

0
572
Facebook
Twitter
Pinterest

Quito, 26 de marzo de 2020-Canal News Ecuador. Talov, una de las startups más laureadas de Ecuador, nació de un encuentro fortuito. Carlos Obando y Hugo Jácome se conocían desde el colegio en Quito. Cuando terminaron la secundaria cada uno siguió su camino: Carlos estudió mecatrónica en la universidad, y Hugo, acústica. Al final de su carrera se reencontraron, y se dieron cuenta de que ambos perseguían una misma misión.

Para graduarse, Hugo había desarrollado una aplicación pensada para personas con discapacidad auditiva, que describe los sonidos del entorno con palabras en una pantalla. Carlos, por su parte, estaba investigando cómo hacer que las aplicaciones para móviles ayudaran a solucionar problemas a las personas. Esto fue en el año 2008, cuando las tiendas de apps para móviles estaban en una etapa muy incipiente.

Paralelamente con sus trabajos comenzaron un proyecto en común, hasta que en 2016 se decidieron a emprender a tiempo completo. “Ese año nos dimos cuenta de que todo ese trabajo tenía un potencial. Renunciamos a nuestros empleos de docentes universitarios y decidimos fundar Talov”, recuenta Hugo.

Un año después lanzaron su primera app, SpeakLiz, que no solo describe los sonidos del entorno por medio de textos en pantalla, sino también convierte a texto los gestos en lengua de señas del usuario, siempre y cuando use una pulsera con un sensor de movimiento.

En marzo de 2018 lanzaron su segundo producto: Vision, orientado a personas con. La aplicación combina un algoritmo de visión computacional con realidad aumentada para identificar los objetos frente al smartphone y la distancia a la que están, leer textos a partir de imágenes, reconocer y contar billetes de decenas de divisas de todo el mundo, detectar los colores que ve y contextualizar lugares.

Las dos aplicaciones tienen 7.000 usuarios en 84 países. SpeakLiz está disponible tanto en Google Play Store como en la App Store de iOS; mientras que Vision está disponible solo para iOS. Quizás lo más impresionante es que ambas apps funcionan en 35 idiomas, y son completamente funcionales sin una conexión constante a internet. Estas características las hacen especialmente útiles en el mundo en desarrollo, y son una muestra de cómo las soluciones que se adaptan al entorno latinoamericano tienen el potencial de escalar globalmente.

Una parte clave del proceso de creación de estas apps es lograr que el diseño de interacción funcione para personas con discapacidad —una condición que no tienen ni Hugo ni Carlos. Por eso, la mitad del equipo del startup tiene alguna condición de ese tipo, y ellos son el primer filtro para probar nuevas funciones y afinar el funcionamiento de las aplicaciones.

“Recuerdo que cuando estábamos haciendo esta función de objeto y distancia, al inicio no le habíamos incluido una vibración. Y la persona con discapacidad nos decía, ‘oigan, chicos, en vez del sonido, también incluyan un pequeño motor de vibración, porque para nosotros el tema del tacto es increíblemente importante’”, cuenta Hugo.

Crecer como empresa

Pero un reto es lanzar una aplicación brillante, y otro —tan complicado como el primero— es crear una empresa exitosa. Talov comenzó en marzo de 2019 a ofrecer sus aplicaciones por suscripción: un plan mensual de USD 4,99, un plan anual de USD 39,99 y uno vitalicio de USD 149,99. Además, fueron beneficiarios del programa Google Launchpad en Ecuador, hecho en asociación con IMPAQTO Lab, lo que les ayudó a consolidar su crecimiento y alcanzar una escala global.

Además, Talov ha recibido muchos otros reconocimientos. Fueron seleccionados para SeedStars en 2018, y fueron finalistas del Premio de Accesibilidad de Mada Center Qatar, una organización creada con el objetivo de impulsar la tecnología para personas con discapacidad. La final será en abril próximo, en Suiza. Carlos fue seleccionado por la revista MIT Technology Review como uno de los 35 mejores innovadores latinoamericanos menores de 35 años en 2019.

Además, quedaron en segundo lugar en el concurso “Una idea para cambiar la historia”, de History Channel. “Nos inscribimos casi al final de la fecha límite, a finales de agosto, y en octubre nos llaman de History y nos dicen que estamos dentro de los cinco semifinalistas. En la etapa final, de votaciones del público, quedamos en segundo lugar”, explica Carlos.

Más allá de los premios, el siguiente paso para Talov es consolidar su crecimiento y escalabilidad. Para eso están comenzando a evaluar opciones de inversión, pero es un proceso que quieren hacer bien. Además de convertirse en un negocio exitoso, la startup busca dejar un impacto real entre sus usuarios; y por eso —por ejemplo— todos sus servicios pagos son gratuitos para las personas ecuatorianas de bajos recursos. Pero conseguir un socio que entienda eso no es fácil o, como dice Hugo, “encontrar un buen inversionista es como encontrar la chica con la que te vas a casar.”

Todo esto es muy importante para la comunidad ecuatoriana de emprendedores, que intenta triunfar en un país que, como explica Daniela Peralvo, directora de IMPAQTO Lab, “es un ecosistema naciente comparado con otros países, pero donde tenemos una característica bien interesante: vemos mucho talento”.

Para Peralvo, el éxito de Hugo y Carlos es importante para que el emprendimiento en Ecuador se consolide como una opción para más personas talentosas. “Es fundamental tener casos de éxito que puedan seguir inspirando a los actuales emprendedores que están comenzando, pero sobre todo los que vienen también en el camino”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí